Poesía
 Fecha:08/12/2014

El Paraguas de Manhattan


Nueva Lectura
Por Adolfo Cáceres Romero

foto de Leslie Williamson
foto de Leslie Williamson | foto de Leslie Williamson
foto de Leslie Williamson
Al comenzar a leer este poemario de Eduardo Mitre me pregunté: ¿Por qué se lo dedica al fotógrafo Leslie Williamson? No tardé en darme cuenta de la admiración que siente por sus espacios, por sus moradas, por sus muebles. Ahí, en la magia de su lente, estaba una de las fascinaciones del poeta. En cierto modo,Williamson ilustraba esos perfiles de la vida de Mitre que ahora había dejado de ser nostálgico, como lo señala su prologuista, Antonio Muñoz Molina, que además lo considera el poeta que celebra: “la densidad de lo visible, la hondura y la riqueza de lo real, el funcionamiento y el misterio del mundo”. ¡Claro!Pero habría que añadir que en este “Paraguas”, late el dolor virgiliano. Después de todo,también encaja en la visión del espíritu protectordel autor de “La Eneida”, donde Mitre, en su singularvisión del desastre, lo hace parte de sus ensoñaciones y desvelos. Y eso no es todo, hay algo más, algo  que lo muestra  diferente. Cuando digo diferente, me refiero al resto de sus poemarios. Este “Paraguas de Manhattan” (2004) se abre a una nueva visión de la realidad.Más cruel, más agresiva. En parte,también advertimos que Mitre nos habla de cómo ha arribado a su morada definitiva. ¿Definitiva? ¿Será posible?, me pregunto. Aunque no tengo plena certeza de ello--quizá ni él mismo la tenga--, no dejo de pensar en esa posibilidad.
Si bien la nostalgia no tiene la persistencia ni la fuerza de sus otros poemarios, Mitre todavía lleva en sí la imagen de su país natal, de su padre --bajo su paraguas--, en un momento tan tenso y escalofriante como el que vivió hace 13 años (“Suenan alarmas, gritos de incendio”); pues ahí está él, el poeta, mudo testigo de la barbarie: “me sujeto de la barra de un bar,/ pido una copa de vino,/ brindo a la gracia de estar vivo”, dice; luego añade: “Pago en paz y seguimos/ a la intemperie: una caja de manzanas./--pienso en ti, en tus cejas,/ en los duraznos de Cochabamba.” ¡Albricias!, exclamo, porque aún recuerda su hogar, en Cochabamba. Después de un tránsito que parece haberlo llevado a la morada soñada; al suelo que ahora pisa, seguro de que forma parte de su vida, así, en esa evocación risueña de los poemas iníciales de este libro, se  advierte que le duele menos lo que contempla; entonces, es grato descubrir su“Ciudad a primera vista”, evocada en dísticos. 
Después de leerlo y releerlo,  me di cuenta de que no podía dejar de lado su cotidiano recorrido; los sitios y las calles de esa hermosa y ahora doliente Nueva York; después de todo era la ciudad a la que había cantado Frank Sinatra. ¡Oh, prodigio!Mitre estaba en el sitio donde se gestaron “Feeling”  y “Extraños en la noche”, en la voz de Oro. Recuerdo cómo le gustaban esas canciones. Sus pasos por Manhattan no son como los del errante Leopoldo Bloom, en Dublín. Este su Manhattan, ceniciento yfracturado, quedará por siempre en su memoria. Había comenzado con una visión premonitoria, con dísticos de duelo. Mitre jamás decora sus versos con retórica; no al menos por la forma, pero su contenido puede que se impregne de lo que sintieron sus modelos. Su espacio es amplio, libre, conforme al aire que respira. La voz de un creador de imágenes--como Mitre-- no tiene fronteras. 
¿Ay!, con su Manhattan, isla a la que arribó el año 2000, para vaciar la savia de su voz en las aulas de Columbia University. Ahora siente que le pesa la vida. Desde entonces, desde que se sumergió en el abrazo portentoso del Hudson y del East River, también del Harlem, es uno más de los neoyorkinos. Al despertar, ahí, en su camino, se encontraba con el EmpireState, el edificio Crysler, el Rockefeller Center y, por las noches, se perdía entre las centellantes luminarias de los teatros de Broadway. ¡Qué maravilla!, cuando caminaba –confiado-- rumbo a su Universidad, sin dejar de contemplar el imponente Centro del Comercio Mundial donde se levantaban las Torres Gemelas. ¡Ay, así era! Más allá, el Times Square, la Quinta Avenida y el MetropolitanMuseum, que solía visitar. Entonces, desde aquel 11 de septiembre, necesita abrir su paraguas y proteger su paso, al transitar ya sea “Por la Avenida Madison”, “Por la Avenida de las Américas”, por el “Parque Bryant” oal detener su mirada en “El Parque de los Sicomoros”.
Y así surge su “Balada urbana”: “Abajo, la calle rumorosa./ En el silencio delcuarto/ sin otra voz ni otros labios:/ mi nombre desocupado./ se desprende de mí, se aparta/ y huye por la ventana.” Pero ¡ay!, el comienzodel tercer milenio, ese inolvidable  11 de septiembre, le abre “La llaga”… Sacudido su espíritu, acude al tremendismo de Lautréamont, otra vez en dísticos, para decir:
“Sí, eso, lo visto y revisto mil veces
con ojos incrédulos.
 
“Eso, lo del calvario de los inocentes
hacia el cadalso en pleno cielo.
 
“Eso, lo de las torres y vidas
cercenadas como dos senos.
 
“Eso, a la luz gloriosa de una mañana
convertida en infierno.”
 
“Sí, eso: lo maléfico,
lo victimario, lo matadero,
 
“lo de ellos y de nosotros,
lo de siempre, lo nuestro.”
 
 
Lo nuestro es el duelo, inevitable; es el “Lamento”: “No, ya nunca serás la misma,/ ciudad mía y de todos/ mutilada/ con el alfanje del odio.”“El duelo” que lo aísla, pues: “Duele la luz afuera./ Mejor no abrir persianas,/ ni abrir la puerta/ ni responder llamadas.” No, nunca las palabras serán suficientes para interpretar lo que siente este poeta; nos aproximamos a lo que nos ofrece, sobre todo en su último poema: “El Paraguas de Manhattan”, que es otra de sus cimas, en tercetos, como los que usa Dante en la “Divina Comedia”. Al comenzar el presente estudio anticipé algunos versos de este poema, y ahora, sintiendo que es exiguo el espacio que aún me resta, que además es estrecho para entrar de pleno en su universo y contemplar los fulgores de su lenguaje, opto por otro momento; eso sí, hay que leerlo y releerlo, pues siempre se encuentra algo nuevo en cada empeño.Me doy cuenta de que debo cortar aquí  y preparar mi análisis para otra oportunidad, destinada exclusivamente a este poema.  
 
Audio Nota: 
COMENTARIOS



Ingresar un email no es obligatorio, pero si dejas tu e-mail se
te notificará cada vez que alguien más comente este texto.
 
CAPTCHA Image

[Otra Imagen]
 

You either have Javascript turned off or you don't have the correct Flash Player

Enlaces Rápidos:
PORTADAS -  Cine -  Libros -  Literatura -  Teatro -  Sociedad -  Música -  Danza -  Arqueología -  Lista -