Literatura
 Fecha:03/06/2015

Juana Manuela Gorriti
Y la Maldad Masculina
Por Gastón Cornejo Bascopé

-
Gracias a la tradición oral trasmitida por los descendientes de la familia del Libertador Burdett O´Connor, y por el escrito del periodista Julio Carrasco Galván que confirma la afirmación familiar, sé que en 1831, tiempo del tirano Rosas en Argentina, escapó de Salta el Gral. Ignacio Gorriti con sus allegados a Tarija donde, bien recibidos, fueron alojados en el domicilio de O´Connor, en la calle Bolívar esquina Campero. Fue su esposa doña Ercilia Ruilova quien colaboró a las damas exiliadas a preparar unas empanadas con jigote que tuvieron gran aceptación, tituladas “Salteñas” por ser la producción de las exiliadas de Salta. Fue entonces que la hija Juana Manuela, bella niña de 14 años, quedó prendada del apuesto oficial Belzu con quien contrajo matrimonio celebrado en ese hogar respetado por la historia patria. Más tarde, acompañando a su esposo que llegó a la Presidencia de Bolivia, avecindó en la Sucre, la Paz, Oruro. 
 
Doña Manuela Gorriti de Belzu tuvo dos hijas, Mercedes y Edelmira, la primera también poetisa como la culta madre, la otra se casó con el Gral. Córdova también fue presidente de Bolivia. Fue en la hacienda “Cebollullo” donde floreció su talento literario y conoció al Gral. José Ballivián con quien cultivó delicado sentimiento de afecto humano. Una nota borrador de poesía suya fue sesgada por mano enemiga creando celos en el esposo que decidió la ruptura matrimonial y la enemistad definitiva con Ballivián e inclusive un altercado personal en Palacio de Gobierno. La culta dama cultivó las letras y sus escritos llegaron a ser reconocidos en todo Latinoamérica. 
 
Más tarde, en Lima, socorrió a los heridos del bombardeo del Callao, recibió por ello la Medalla de la Estrella el 2 de mayo de 1866, condecorada por el propio Presidente del Perú. Ella tenía aproximadamente 60 años cuando el joven cirujano cochabambino Cleómedes Blanco Ferrufino por la misma acción benefactora como Cirujano Militar adscrito al Ejército del Perú intervino en los combates en el Puerto del Callao, y fue declarado por el Congreso “Benemérito de la Patria en grado heroico” recibió  la Medalla al Mérito otorgada por el Congreso. 
 
La ilustre dama ya anciana retornó a la Argentina donde falleció a la edad de 74 años. Conocemos el triste fin de su esposo Belzu, de Ballivián, de Córdova, la pérdida de su familia.
 
Un proficuo escritor nacional, con maledicencia afirma: “Belzu, desdeñó para siempre a la esposa infiel”. En el libro Las Bien Amadas de los Presidentes encuentro otro párrafo maledicente: “La salteña, no solamente por su origen sino aludiendo a su temperamento ardiente, pues ya a las empanadas  calientes se les daba ese nombre”.
La producción literaria de Juana Manuela Gorriti fue extensa, más de cincuenta obras, poesía, ensayos, biografías entre la que destaca la del propio Manuel Isidoro Belzu. En un párrafo descriptivo anota: “Demasiado jóvenes ambos esposos, no supieron comprender sus cualidades, ni soportar sus defectos y aquellas dos existencias se separaron para no volver a reunirse sino en la hora suprema al borde del sepulcro”. 
 
En un mensaje epistolar a su amado hijo Julio Sandoval le escribe: “…. Y debemos emplear la vida en hacernos amar. ¿Quién no conocerá más a fondo que yo las perversidades de las gentes, la serpiente verde del odio y la envidia? Y sin embargo, es preciso tomarlas como son. Derrama tus favores sobre todos, sea quien fuera el que lo solicita, pero ten en cuenta a quien lo pides…, y huye de discusiones políticas, de nacionalismos y providencialismos; procura amigos en todas partes y evita todo aquello que pueda darte enemigos….”
 
Gustavo Jordán Ríos en su obra sobre “María Josefa Mujía. Obra Completa” reproduce dos cartas de la insigne escritora a la insigne “Ciega”, desde Lima, en marzo y octubre de 1868: “Amiga muy querida, mi bella Josefa, mi amiga del alma …” 
 
El Club Literario de Lima al despedirla en su viaje final a Buenos Aires, la calificó de “Musa Divina”.
 
El notable escritor historiador don José Alberto Diez de Medina presentó en Cochabamba, en el hogar de otro intelectual proficuo y culto, don Bernardo Ellefsen, su preciosa obra: “Juana Manuela Gorriti, su vida, su obra y su paso por Bolivia”. Priorizó en su exposición la elevada intelectualidad del personaje, expandida en tribunas cultas, incidió sobre el profundo sufrimiento de su destino humano y su importante rol de esposa, madre, mujer de elevada cumbre en su vibración espiritual. 
 
La obra de escritura amena y veraz, contiene importantes referencias históricas y una sabia reflexión científica del Dr. Javier Luna Orosco, sobre la dolencia final de doña Manuela Gorriti.  ¡Aplausos! 
 
A tiempo de saludar  y aplaudir al autor de tan importante obra le agradecí por la claridad pedagógica de su presentación y la delicadeza con que expuso los temas sensibles del sentimiento que en todo ser deben ser respetados sin especulación dañina, a diferencia de alguna voz presente en el auditorio que tuvo a bien disecar con malignidad varonil los nobles sentimientos de la ilustre y nobilísima dama.        
 
 
Cochabamba, Junio 2015.
Audio Nota: 
COMENTARIOS